La salida de Reino Unido supone que los flujos de mercancías con la Unión Europea dejen de considerarse operaciones intracomunitarias.