Estas son en líneas generales, las principales cuestiones que afectarían al impuesto sobre sucesiones y donaciones según el informe planteado por la comisión Lagares:


-  Limitación de la competencia normativa de las Comunidades Autónomas  sobre el impuesto. Se pretende crear una tributación mínima Estatal cuya  tarifa impositiva estaría constituida por una escala de tres tipos    impositivos aplicables en función del grado de parentesco eliminándose la    aplicación del coeficiente multiplicador en función del grado de parentesco  existente en la actual ley. 

 

Los tributos propios que crean las comunidades autónomas ascienden a 70 en 2014. La voluntad del Gobierno, manifestada a través del Informe Lagares, es unificar estos tributos en una ley de bases estatal y luego ceder la recaudación a las autonomías con el fin de asegurar la unidad de mercado.

Los tributos propios suponen un bajo porcentaje de la recaudación de las autonomías, el 1,6% en 2011. Algunos de estos tributos no recaudan ni para cubrir lo que cuesta gestionarlos.

 

a. Declaración de las ventas de valores producidas en 2013.

En relación a la pregunta frecuente 56, referida a las operaciones de reinversión, que recoge el supuesto de la pérdida de titularidad a lo largo del ejercicio por operaciones de venta y reinversión del importe obtenido en la adquisición de nuevos valores, se ha aclarado por el departamento de Técnica Tributaria lo siguiente:

 

La apuesta por la bajada de tipos en el Impuesto sobre Sociedades de los expertos es clara, se demanda una reducción del tipo nominal del 30% al 25% y una reducción progresiva hasta el 20%, a la par que una equiparación del tipo de grandes empresas y pymes. Esta rebaja se compensará con una reducción de deducciones y exenciones en el impuesto.

El comité sugiere establecer soluciones para la banca, ya que la bajada del tipo impactaría en el valor de los créditos que ha tenido que provisionar en sus balances.

 

El Ministerio de Hacienda prepara un Real Decreto que exime de tributación a las quitas y las capitalizaciones de deuda con el fin de facilitar los acuerdos de refinanciación.

Dado que en el Impuesto sobre Sociedades la base imponible toma como punto de partida el resultado contable, las quitas tributan como cualquier otro ingreso. Esto dificultaba los acuerdos de refinanciación pues las entidades debían hacer frente en dicho momento a una mayor obligación tributaria.