La Ley 7/2012, de 29 de octubre, de modificación de la normativa tributaria y presupuestaria y de adecuación de la normativa financiera para la intensificación de las actuaciones en la prevención y lucha contra el fraude, introduce a través de la nueva disposición 18ª de la Ley General Tributaria, una nueva obligación específica en materia de bienes y derechos situados en el extranjero.

 

La apuesta por la bajada de tipos en el Impuesto sobre Sociedades de los expertos es clara, se demanda una reducción del tipo nominal del 30% al 25% y una reducción progresiva hasta el 20%, a la par que una equiparación del tipo de grandes empresas y pymes. Esta rebaja se compensará con una reducción de deducciones y exenciones en el impuesto.

El comité sugiere establecer soluciones para la banca, ya que la bajada del tipo impactaría en el valor de los créditos que ha tenido que provisionar en sus balances.